¿Cómo es y quienes lideran la empresa que quiere comprar IMPSA?
Publicidad

4° Mendoza

Sabado, julio 20, 2024

4° Mendoza

Sabado, julio 20, 2024

PUBLICIDAD

¿Cómo es y quienes lideran la empresa que quiere comprar IMPSA?

Se conoció oficialmente la intención de la empresa estadounidense, de adquirir IMPSA (Industrias Pescarmona SA), hoy en manos mayoritarias del Estado nacional y provincial

Redacción
05/07/2024 15:50

Arc Energy es una empresa estadounidense que ofrece alquiler, diseño y producción de equipamientos para la industria del petróleo y el gas, como así también gestión de proyectos, equipos de procesos, plataformas de medición, reparaciones y suministros. Su sede corporativa está en la ciudad de Houston, Texas. 

Pero además tiene talleres de fabricación, plantas de distribución, reacondicionamiento, almacenamiento y oficinas administrativas en otra ciudades los Estados Unidos, entre llevas en Scott y Nueva Iberia, en Louisiana; en Corpus Christi y Kilgore, Texas; en Sandy, Utah; en Elk City, Oklahoma, y en Carlsbad, Nuevo México. Fuera de los Estados Unidos, cuenta con una planta de fabricación en El Cairo, capital de Egipto.

Su principal dueño y presidente de la Junta Directiva es Jason Arceneaux, quien fundó la empresa Ark Energy Equipment en el año 2011 ofreciendo soluciones de procesos para la industria hidrocarburífera. 

En 2016 abrió Ark Energy Fabrication, luego Ark Energy Service and Supply (servicios y suministros). Hace 6 años, en 2018, abrió su división mundial con Ark Energy Global para expandirse con el negocio a todo el mundo.

La Junta Directiva la completan Mikey Mahoney, vicepresidente de Desarrollo Comercial; Dennis Thomas, vicepresidente de Producto y Tecnología; Eric Kaufman, vicepresidente de Operaciones Comerciales; y Tom Gardner, director Ejecutivo. 

Impsa fue una de las empresas insignias de la actividad privada de Mendoza y de Argentina, convirtiéndose con los años en una firma referente a nivel mundial con su fábrica metalúrgica en Godoy Cruz y otras partes del mundo, donde su especialidad fue fabricar turbinas para presas hidroeléctricas. 

Dos operaciones fallidas en Brasil y Venezuela hace pocos años comprometieron su histórica estabilidad empujándola prácticamente a la quiebra, pasando la mayor parte del capital al Estado Nacional, que era su mayor acreedor a través de diferentes entidades, sumándose luego el Estado mendocino.