Mendoza, de de ·  

Notas Entorno Economia Lunes, 11 de Marzo de 2019

La "lucha" de las empresa para subsistir a un 2019 complejo

El estancamiento económico y la constante escalada de los precios pone al país en un plano estanflacionario del que parece imposibilidado de salir. Los principales referentes de distintos sectores de la economía local de iproductividad y gran capacicidad ociosa y advierten que solo esperan superar la tormenta.

Lunes, 11 de Marzo de 2019
Entorno Económico El medio que consultan quienes toman decisiones. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

La difícil situación de la macro economía argentina parece ser una constante a la hora de los reclamos de industriales y comerciantes en todo el país y Mendoza no es la excepción. Es que el sector empresario alude que la falta de política industrial es lo que frena cualquier tipo de posibilidad de mejora. Las altas tasas de interés hacen caer al sector de las pymes preso de la imposibilidad de crecimiento. Y, por otra parte, un año electoral presume una falta de atención en temas concretamente económicos para enfocarse en temas políticos, por lo menos ese es el temor.

La producción de las pymes industriales cayó 8,8% en enero frente a igual mes del año pasado y 4,7% cuando se la compara con diciembre (sin desestacionaliza
A nivel nacional, desde el Ministerio Producción y Trabajo ya barajan nuevas medidas a las últimas que impactaron sobre un sector, que aseguran no alcanzan pero ayudan. Según especialistas, la cartera que conduce Dante Sica, prepara algo en materia de financiamiento que impactará sobre las tasas de interés, con un posible objetivo de subsidiar 10 puntos para que los bancos, públicos y privados, puedan ofrecer créditos para capital de trabajo a un costo más bajo.

En Mendoza, el tema vitivinícola parece llevarse el protagonismo, relegando a otros sectores igualmente o más complicados y que en muchos casos dependen de la produccion del vino. Así por lo menos lo expresa Rubén Palau, secretario general de Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), "Las pymes no estamos fuera de este ámbito y tenemos grandes y graves dificultades, no solo para actuar sino que necesitamos créditos blandos, necesitamos que las tarifas estén acorde a las necesidades del mercado porque no somos exportadores. Esto es trágico y dramático, si las políticas públicas no están acorde a las necesidades del mercado interno, adiós pyme. El comercio aporta más empleo que la industria vitivinícola, y fíjense como está. Nosotros estamos en emergencia y eso lo queremos sacar a la luz, tenemos que tener normas impositivas, financieras y crediticias que nos puedan llevar a un párate", advierte.

De esta manera, hay empresarios que aseguran que así como el gobierno pretende ayudar a la vitivinicultura con el fondo anti cíclico, otros sectores también pueden acceder a una operatoria similar.

Por su parte Alberto Carleti, presidente de la Federación Económica de Mendoza, asegura sobre las últimas medidas del ejecutivo nacional que benefician a los empresarios en temas de cargas laborales:  "Es una buena medida el apoyo a las economías regionales, que veníamos pidiendo desde hace un año, el poder anticipar el monto máximo del mínimo no imponible porque da alivio al sector productivo". Según el gobierno provincial, las empresas "dejarán de tributar más de $1.300 millones anuales"

Sobre el mismo tema, pero con distinto criterio de acuerdo a su sector, Pedro Bizzotto, presidente de Asinmet, que nuclea a los empresarios de la metalmecánica mendocina, dijo: "Estamos a favor de esta medidas pero solicitamos que no sea excluyente y abarque a mas sectores. El sector metalmecánico es proveedor de la agroindustria y la vitivinicultura y hemos pedido que las decisiones sean inclusivas. Las medidas de Macri tocan a sectores que tiene un algo grado de informalidad y que están tratando de blanquear. Mientras que en la metalmecánica es un sector donde gran parte del trabajo es formal por lo que estamos sometido siempre al pago y nos vemos en dificultades debido al poco trabajo existente. El nivel de actividad es escaso y cuesta mucho mantener las empresas en pie".



De esta manera Carleti aseguró que las decisiones se han demorado: "Mendoza, por ejemplo, la horticultura ya realizó las tareas con mano de obra como la cosecha, raleo y poda y ese beneficio lo perdimos".  Pero también destacó otra medida necesaria para el sector "como la eliminación de las retenciones y las tarifas eléctricas. Las expectativas no son las mejoras, aunque los datos fríos digan que las tasas bajaron del 60 al 40%, porque esos son sólo datos fríos".

Reconoció el empresario que "el Gobierno tienen que cumplir con sus metas fiscales y los compromisos sociales, por lo que va a tener que seguir con la presión de la recaudación".
Por su parte, Mauricio Badaloni, presidente de la Unión Industrial de Mendoza, vaticinó: "Lo más positivo que puede pasar este año es que la economía entre en una meseta con un principio de mejora para mediados de año en adelante, saber que estamos parados en el piso y no seguimos cayendo. Nuestra expectativa creo que pasa por lo energético, ya sea gas, petróleo, renovables es un vector que tanto los privados como el estado tiene que liderar. Entendemos que esta es la salida a esta macro que estamos viviendo".

  Tal vez el tema que más preocupe a las empresas es el capital ocioso con el que cuentas debido a la poca actividad. "Hace mucho  tiempo que venimos reclamando que estamos con más del 40% de nuestra capacidad productiva ociosa y en reiteradas oportunidades pedimos la posibilidad de diferir el pago obligaciones patronales, un tipo de reducción para poder hacer viable el hecho de mantener la planta permanente", advierte Bizzotto.

Al estado le hemos pedido que se le de prioridad a las empresas locales y no que en una licitación de una obra se discriminé a distintas empresas locales del distintos sectores y que no vaya a manos de una sola emmresa grande que lo único que hace es contrarar empresas de otra provincia o país.


Lo mismo advierte Daniel Gallart, presidente de Aprocam, aseguró: "Es imposible la trasferencia total al precio, simplemente porque no hay trabajo.  El sector no se escapa a las generales del país, una situación de recesión con un 30% de capacidad ociosa de camiones y los costos han aumentado por encima del 60%.
Por su parte, Badaloni va más allá: "Mientras que nosotros estamos echando empleados en Mendoza, hay provincias que siguen creciendo como San Juan o Neuquén de la mano de temas energéticos. Tenemos que romper la barrera de los empleados privados que hace 7 años no crecemos".

"Si el producto que uno elabora no tiene un buen precio las posibilidades de inversión van a ser menores. Más aun durante 2018 las bodegas se encontraron con el problema de no poder vender sus vinos y no se realizan los mantenimientos y eso se vio relejado en el nivel de trabajo a las empresas que estamos en ese segmento, las consecuencias no son buenas y las perspectivas para el sector vitivinícola son malas, por ende también para las empresas que atendemos a ese sector". Y agrega a modo de crítica: "Lamentablemente es un año de elecciones y los políticos no piensan en los problemas porque empiezan a trabajar para ellos. Mientras oficialismo y oposición no generen seguridad y previsibilidad para el trabajador y los empresarios nada va a funcionar. Los encargados de generar políticas económicas a largo plazo son los políticos, cuando uno tiene un panorama real".

Así las cosas, Badaloni discierne que a nivel de la economía macro se están dando peleas a nivel nacional por parte del gobierno, pero hay cosas para hacer en materia impositiva. "Creo que el gobierno provincial ha dado en la tecla con temas como el del ordenamiento territorial, la estimulación hidráulica con reglamentación, vamos en el camino indicado y lo que hay que hacer es reconvertir nuestras empresas", asegura el presidente de la UIM.

Datos de la industria a nivel nacional
La producción de las pymes industriales cayó 8,8% en enero frente a igual mes del año pasado y 4,7% cuando se la compara con diciembre (sin desestacionalizar).

Los datos surgen de la Encuesta Mensual Industrial de CAME entre 300 industrias pymes del país. El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) registró un valor de 78,2 puntos en el mes, un nivel 18% inferior que el alcanzado, por ejemplo, en enero de 2012.

En la comparación contra enero de 2018, el declive se acentúa porque se compara contra un mes donde la actividad había crecido 3,4%, arrancando aquel año con buenas perspectivas.
Las bajas más acentuadas en la comparación anual se dieron en "Material de transporte" (-17,7%), "Productos de madera y muebles" (-16,5%), "Calzado y marroquinería" (-15,5%), "Productos eléctrico-mecánicos, informática y manufacturas varias" (-14%), "Productos minerales no metálicos" (-13,3%), "Productos de caucho y plástico" (-10,6%), "Productos de metal, maquinaria y equipo" (-8,9%), "Productos textiles y prendas de vestir" (-8,4%), "Productos químicos" (-6,0%), "Papel, cartón, edición e impresión" (-5,9%), y "Alimentos y Bebidas" (-1,2).
La realidad dentro de cada subsector de esos rubros ha sido muy heterogénea. Según Daniel García, presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Luminarias Eficientes y Domótica (CAFLED), en su ramo las empresas trabajaron en enero al 30% de su capacidad instalada, y por ahora no se vislumbra un cambio de tendencia. Es que "las importaciones provenientes principalmente desde China, están complicando nuestra situación", advierte.


En enero el 57% de las industrias consultadas finalizaron con descensos en la producción anual (53,2% en diciembre y 50,6% en noviembre), el 27,5% tuvo aumentos (39,3% en diciembre y 41,2% en noviembre) y 15,5% se mantuvo sin cambios. Son muy pocas las industrias que progresan.

Bajó la cantidad de industrias con rentabilidad: 30,6% frente al 33,5% de diciembre. En cambio, 31% tuvo rentabilidad negativa y 38% nula. Muchos empresarios continuaron liquidando stocks por debajo del precio de equilibrio para generar liquidez. Los compromisos financieros e impositivos son uno de los principales obstáculos que enfrenta el empresario, con presiones constantes para cumplir con sus pasivos sin posibilidad de hacerlo con el flujo de ingresos que está generando el negocio. Un factor que atenuó, fue la disminución de la carga impositiva en los sectores calzado, textil y marroquinería donde los empleadores recibieron un descuento de $ 12 mil de la base imponible del cálculo de las alícuotas por aportes patronales en los salarios.

Las perspectivas hacia adelante no terminan de consolidarse: sólo 25% de las empresas cree que la producción de su firma aumentará en los próximos seis meses, en función de cómo vienen los pedidos y el mercado.

Como dato positivo, las expectativas sobre el dólar, una variable sensible para el productor, se mantuvieron estables: el promedio de los industriales espera que se ubique en $ 49,8 a fin de año.

El uso de la capacidad instalada en las pymes bajó fuerte en enero, a 52,9% desde el 58,7% en diciembre, reflejo del parate generalizado en la actividad. El consumo no repunta, y muchas empresas que podrían salir a buscar mercados, no tienen resto para asumir el costo de ese proceso, que además, es lento. Básicamente, hasta ahora el tipo de cambio más favorable permitió mejorar los volúmenes exportados de aquellas pymes que ya le venden al mundo, pero cuesta sin embargo generar nuevos actores que comercialicen en el exterior.

En cuanto a la inversión, sólo 22% de pymes manufactureras tienen previsto realizar nuevos proyectos o desembolsos para mejorar las capacidades de su empresa, y otro 12,4% lo está evaluando. En total, la proporción de firmas posiblemente inversoras del año es de 34,4%, casi diez puntos menos de lo que había en diciembre en base a las respuestas brindadas por los empresarios.



Seguí leyendo en Notas Entorno