Mendoza, de de ·  

Notas Entorno Historia y presente Miercoles, 5 de Diciembre de 2018

La icónica bodega argentina que cumple 120 años

Desde su fundación en 1898 Bodegas López representa un caso excepcional dentro de la industria vitivinícola argentina. Hoy continúa en manos de la familia fundadora, ofreciendo desde siempre la mejor calidad. Labrando una historia desde el trabajo, amor al detalle y pasión por los grandes vinos, respalda un estilo propio cultivado por cuatro generaciones, "El Estilo López".

Dice la historias que su fundador, José López Rivas, llegó a la Argentina en 1886 proveniente del pueblo de Algarrobo en Málaga, España. Finalmente se arraigó en Mendoza en 1898 comenzando la elaboración de sus vinos, producidos desde entonces con cepas propias y con un principio que se mantiene hasta la actualidad: controlar, cuidar y supervisar todos los pasos  de la elaboración. 

Estos primeros vinos, comercializados en cascos de roble, tuvieron gran aceptación debido a su grado de calidad. Pronto la demanda superó a la producción y ante la necesidad de aumentarla, José López Rivas compró una parcela de tierra en el Distrito de General Gutiérrez, departamento de Maipú, donde se construyó la actual Bodega. 

A finales de la década de 1910, comenzó a colaborar en la empresa el hijo del fundador, José Federico López, para incorporarse definitivamente en 1922, significando un impulso decisivo para el crecimiento de la Bodega en décadas posteriores.

En 1932, la empresa inicia el cultivo de olivos y la elaboración de Aceite de Oliva Virgen Extra, surgiendo la marca que hoy es sinónimo de excelencia: López. 

José Federico López fallece en Buenos Aires en 1994, a los 95 años de edad. Sus ideales pueden encontrarse en cada una de las memorias de la empresa, escritos que servirán de ejemplo de amor a la tierra que cobijó a sus padres y a todos sus descendientes.

Lo sucedieron en la conducción sus hijos, Carlos Alberto en la Presidencia y Marta en la vicepresidencia. 

Actualmente forman parte del directorio los bisnietos del fundador, integrantes de la cuarta generación, quienes dirigen en Mendoza los viñedos, bodegas, champañera, plantas de elaboración, fraccionamiento y turismo. 

Hoy la Bodega posee una reserva importante de vinos tintos con un gran potencial de guarda, añejados en toneles de roble francés de más de 5.000 litros; y vinos blancos conservados a bajas temperaturas en piletas epoxipadas y tanques de acero inoxidable.

Cuenta con 1.100 hectáreas cultivadas de viñedos propios ubicados en zonas de privilegio (Cruz de Piedra y Lunlunta en Maipú, Agrelo en Luján de Cuyo y Tupungato), encontrando en estas áreas las condiciones óptimas para que el cultivo de la vid alcance su máxima calidad. En la plantación de viñas se encuentran cepajes tradicionales como Malbec, Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Sangiovesse, Merlot, Chardonnay, Semillón, Sauvignon Blanc y Chenín Blanc.

Exporta desde 1969 a países como: Bolivia, Brasil, China, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, México, Puerto Rico y Uruguay, entre otros. 

Los clásicos

"UNA BODEGA TRADICIONAL ARTÍFICE DE CLÁSICOS VINOS COMO MONTCHENOT desde 1966, CHATEAU VIEUX desde 1934, RINCÓN FAMOSO desde 1938, LÓPEZ desde 1973 y VASCO VIEJO desde 1950..."




    Seguí leyendo en Notas Entorno