Mendoza, de de ·  

Notas Entorno Contexto Inversor Martes, 9 de Octubre de 2018

Elecciones en Brasil:¿cómo podrían impactar los resultados en la economía local?

Desde Chimpay Soluciones Financieras, Fernando Galante y Juliana Olcese, analizan los posibles resultados y cómo se beneficiará nuestra economía.

Brasil vivió una jornada electoral que arrojó el primer resultado de unas elecciones calientes: Jair Bolsonaro se consolidó en primer lugar obteniendo el 46% de los votos. Aunque las encuestas realizadas las últimas semanas ya lo daban como ganador, las miradas estaban puestas en el número final que alcanzara, y hasta en alguna probabilidad de que lograra ganar en primera vuelta.

En el sistema brasilero, un candidato necesita por lo menos superar el 50% de los votos para convertirse en presidente. Es decir que a Bolsonaro no le alcanzó para lograr el triunfo en primera vuelta, pero quedó tan cerca que todo parece indicar que sólo una catástrofe lo alejaría de ese destino en la segunda vuelta el próximo 28 de octubre.

En la vereda de enfrente la derrota fue para el partido de Lula y Dilma, el PT. Que tuvo como candidato a Fernando Haddad con un 29% y un solo recurso: ser el elegido de Lula.

Para los mercados lo más relevante es primero que se aleja el riesgo de un nuevo gobierno de corte populista como podía traer el PT. Y en segundo lugar se pone el análisis de quién es Bolsonaro. Un candidato difícil de analizar, esto porque su discurso de hace unos años puede asustarnos. Pero en el último tiempo armó un equipo económico pro mercado. ¿Cuál será el verdadero en caso de ganar? Esa es la principal duda en los próximos meses.

Si nos concentramos en lo que dijo su equipo económico, podemos esperar entrada de inversiones y de flujos en Brasil. En especial en materia de privatizaciones, reformas pro mercado, apertura comercial, etc.

La segunda vuelta tendrá entonces dos puntos clave: la habilidad de Haddad de captar votos, y la incertidumbre que genera la cantidad de electores que no se presentaron a votar. En el primer punto, el centroizquierdista Ciro Gomes que ocupó el tercer lugar será un actor decisivo. Gomes no ha dado hasta ahora su apoyo a Haddad, pero ha sido categórico con respecto a su rechazo hacia Bolsonaro. En el segundo punto, en la primera ronda un total de casi 30 millones de empadronados no acudieron a las urnas (1 de cada 5 brasileros) lo que se traduce en una abstención del 20,3%; el mayor índice desde las elecciones de 1998 según informó el Tribunal Superior Electoral.

Quienes nos siguen y leyeron nuestro último informe saben que recomendamos ir a las elecciones con un pie dentro de Brasil. Los primeros resultados de mercado tras la primera vuelta muestran un real apreciándose un 2%, riesgo país contrayéndose y un EWZ subiendo un 6,5% en el día. Incluso algunas acciones alcanzan subas en torno al 20%.


También recordarán que hace tiempo decimos que Brasil 2018 nos recordaba a Argentina 2015. Por la connotación de ambas elecciones, por las expectativas de cambio, por la valuación de los activos, entre otros aspectos. Y por ello creemos que aún hay mucho valor a futuro en los activos brasileros.

Para los más conservadores vemos como muy interesantes algunos bonos corporativos en dólares con retornos en torno al 6% anual. Incluso puede tener sentido incorporar algo de renta fija en reales, aunque con precaución por el reciente movimiento de las tasas largas de Estados Unidos y de apreciación del dólar en el mundo.

Para los que buscan acciones, recomendamos seguir con especial atención las de empresas con participación del sector público, por la valuación de las mismas y por el potencial ante una ola de privatizaciones. En segundo lugar los bancos son un sector para no dejar de lado.


Pasando a otro tema no menor, el pasado Jueves la tasa del bono del tesoro a 10 años de Estados Unidos llegó a su nivel más alto desde mayo del 2011. La fuerte suba de la tasa, que cerró en 3,23% sacudió a los mercados globales, principalmente a los emergentes. Los datos laborales publicados el día viernes fueron un factor clave: la tasa de desempleo se ubicó en un 3,7%, el menor nivel desde diciembre de 1969.

En su última conferencia de prensa, Jerome Powell, sostuvo que la economía seguirá creciendo y dejó abierta la puerta a posibles nuevas alzas de tasa en la próxima reunión de la FED en diciembre.


En el plano local, el BCRA sigue adelante con su nuevo plan en busca de su principal objetivo: la estabilización financiera. La contracara del plan: la recesión. El BCRA sigue secando la plaza, con tasas de Leliq arriba de 70% anul. El dólar operó la última semana estable dentro de las bandas sin sobresaltos. Creemos que el plan es consistente, pero que la mejora no vendrá de la noche a la mañana y debemos tener paciencia.

Como ya hemos mencionado, la principal señal de incertidumbre sigue siendo la duración y profundidad de la recesión. Estamos en vísperas de un año eleccionario, y significa un gran desafío para el gobierno llegar a las elecciones con nuevas perspectivas de crecimiento. El plan del FMI trae certidumbre al mercado, pero el riesgo sigue siendo político. Antecedente en contra para el gobierno: desde 1983, ningún oficialismo con malos resultados económicos fue reelegido. Dato a favor: con la oposición dividida los oficialismos nunca perdieron.

La clave a seguir de cerca: la demanda de pesos. En la próxima semana profundizamos.




Lic. Fernando Galante
Director y Economista Jefe de CHIMPAY S.A.

Lic. Juliana Olcese
Economista

    Seguí leyendo en Notas Entorno