Mendoza, de de ·  

Notas Entorno Inversiones Miercoles, 16 de Mayo de 2018

El termómetro del dólar

En los últimos días el tema del dólar volvió a ocupar el centro de la escena. Y con ello nuevamente surgió la duda sobre cuál es la política que realmente sigue el Banco Central de la República Argentina (BCRA), o mejor dicho cómo decide cuándo intervenir y cuándo no intervenir en el mercado de cambio. Claramente esto responde en parte a la fuerte pérdida de credibilidad que sufrió después de la conferencia de cambio de las metas inflacionarios el 28 de diciembre del año pasado. La misma fue vista como la claudicación de la entidad monetaria al poder ejecutivo, y como señal de que el BCRA volvió a ser una mera herramienta del gobierno de turno. 

Mucho costará recuperar la confianza perdida, y algo de esos hemos visto estos días en los que el BCRA ha salido a vender dólares como nunca antes, pero así y todo el mercado no le cree. Al margen de esto vemos que tiene poder de fuego para contener las presiones, siempre y cuando sean pasajeras, ya que si las mismas se sostienen en el tiempo será más difícil no dejar que el precio ajuste. 




Al margen, lo que nos interesa es entender por qué un BCRA que nos dijo que el tipo de cambio era libre y flotante sale a intervenir su precio en algunos momentos. Lo primero que debemos considerar es que es cierto que no observa al tipo de cambio nominal. Pero sí sigue de cerca, como el mismo Sturzenegger lo ha afirmado, el precio del tipo de cambio real. La diferencia es que el tipo de cambio real es el tipo de cambio nominal ajustado por la inflación. Este es el que realmente determina si estamos caros o baratos, ya que si la moneda se deprecia un 10%, somos 10% más baratos para el mundo. Pero si al mismo tiempo los precios locales suben un 10%, en realidad lo que nos abaratamos por tipo de cambio lo perdemos por precio, es decir que el tipo de cambio real se mantuvo sin cambios. 

El BCRA sigue claramente una banda de flotación en el tipo de cambio real. Cuando el tipo de cambio real se acerca al techo de esa banda, el BCRA sale a vender dólares ya que el riesgo de que la depreciación se traslade a precios es muy grande. Lo mismo ocurre cuando se acerca al piso, cuando la pérdida de competitividad hace que el BCRA deje correr al tipo de cambio. 

De hecho si observamos la evolución del tipo de cambio real multilateral (es decir medido contra los principales socios comerciales de la Argentina), este ha sido un excelente predictor de las intervenciones del BCRA. Es por ello que en la actualidad, con las fuertes presiones sobre precios y con una nueva meta inflacionaria lejos de la realidad, el margen del BCRA para dejar “flotar” el tipo de cambio es claramente acotado.



Fernando Galante

fgalante@chimpaysa.com.ar

Director y Economista Jefe de Chimpay S.A.

Chimpay S.A. es Agente Productor del Mercado de Capitales bajo el número de registro 535 de la C.N.V.



    Seguí leyendo en Notas Entorno