Mendoza, de de ·  

Mujeres protagonistas Programa 365 Tentaciones Martes, 11 de Julio de 2017

Promotoras de la agroindustria mendocina

Desde 2009 Adriana Muñiz y Cristina Pizarro le dan vida a una acción fundamental y tranversal para la promoción de la agroindutrial local, el programa 365 Tentaciones. El mismo promueve desde el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, la promoción y difusión del consumo de los productos de las economías regionales..

Tanto Adriana, desde la Cominicación institucional y la RRII, como Cristina, desde la investigación y el diseño, apuntalan un programa que se destaca por ser el único de su estilo en todo el país.

“Ponemos en valor a todos los productos de la economía de Mendoza. Al comienzo del mismo se trabajó con  las frutas y verduras más tradicionales pero con el tiempo fuimos anexando enlatados, miel, aceite de oliva,  aceitunas, aromáticas y hasta dulces”, dice Adriana orgullosa de la labor realizada.

Cabe destacar, que esta segunda etapa se fue dando debido al interés de prolongar el ciclo de uso sobe todo de productos como el tomate o las frutas, para que estos se pudieran consumir duran te todo el año. “El mendocino es muy consiente  de estos procesos de conservar los productos. Es una manera de tener los productos durante todo el año, explica Cristina.

El programa 265 Tentaciones se basa fundamentalmente en la  comunicación y el diseño, impulsado siempre por l investigación,  para darle fomento al consumo de  lo productos de las economías regionale de Mendoza.  “El programa pone en valor y rescata la producción y después los municipios son los encargados en seguir apuntalando al productor”, advierte Muñiz.

En esto casis 10 años el trabajo ha sido mancomunado y han intervenido tranversalemente ministerios como los de Cultura, salud o deporte y la Dirección general de escuelas. “Hemos trabajado mucho en turismo con la participación en ferias provinciales, nacionales, fiestas regionales, la fiesta de la Vendimia, de la Tonada y  hasta en el Dakar”, dice Pizarro.

Las acciones concretas  son muchas y van desde recetarios en cada una de las piezas graficas que se entregan, lo que le da un plus saludable a la promoción. Siempre con algun dato que aporte  distintas formas de preparar ya sea una verdura o una fruta o como utilizar una especia o combinar los productos para llegar a algun preparado especial.  “Tratamos que  recetas sean de fácil elaboración e inclusive hemos trabajado en la incentivación de concursos de recetas, ya llevamos cinco certámenes, en donde se incluyen distintos productos como leit motiv para las recetas, como la nuez y la manzana en valle de Uco, de ensaladas, la miel, etc”, apunta Adriana Muñiz.

También se ha trabajado fuertemente con los con los hipermercados y supermercados, ya que cada  15 días se dicatn clases  junto con los CCT (Centros de capacitación para el Trabajado), dependientes de la DGE.  Mediante una aliaza estratégica se logra que los alumnos realicen sus  prácticas en los mismos locales con productos de estación. El hipermercado aporta el producto, el programa la logística y la DGE los chef.

 

“Las economías regionales tienen que buscar formas de gestión, todo lo que no se conoce se consume menos. Tratamos de entrar a través de las características saludables de los productos. Nuestro fin último es apoyar al productor. No le vamos a cambiar la realidad al productor, pero somos un apoyo importante”, asegura Muñiz.

Es de destacar que el programa ha ganado tres premios, el primero con el programa en sí, luego con la puesta en valor de la Tuna, acción que concluyó  con la elaboración de  dulce de tuna por las dulceras del Secano lavallino;   y, por último,  la puesta en valor mediante un cuidado trabajo bibliográfico y gráfico de productos locales que no son tan consumidos como el rabanito, el hinojo, la alcayota,  la granada, el membrillo y el higo. Todos los premios fueron entregados por  la fundación ArgenInta.

También el programa ha desarrollado actividades con los CIC (Centros de integración Comunitarias) con poblaciones de bajos recursos entregando bolsones con frutas y verduras. “No hay muchos conocimientos de las preparaciones. La gente a veces compra una pizza y no sabe cómo  preparar una tarta de verduras”, advierte, Pizarro.

Como conclusión, las principales referentes del programa 365 tentaciones asegura que con más ímpetu que nunca se seguirá trabajando en la promoción y puesta en valor de nuestro productos, pero además tienen en carpeta potenciar el  cinturón verde de Mendoza. “Hay un avance inmobiliario fuerte sobre la huerta mendocina. Sobre todo en Guaymallén, Maipú y Lavalle. Queremos encararlo como un emprendimiento productivo y además turístico. Debemos potenciar esa zona de la provincia”, indica Adriana.

 

 

 

Seguí leyendo en Mujeres protagonistas