Mendoza, de de ·  

Mendoza Vitivnicultura Lunes, 12 de Marzo de 2018

Eduardo Sancho: “Creemos que la solución de la vitivinicultura pasa por la integración”

El presidente de Fecovita y referente del cooperativismo vitivinícola argentino dialogó con Entorno Económico sobre las posibilidades que presenta el 2018 para este sector vitivinícola que busca crecer en cantidad y calidad.

Eduardo Sancho: “Creemos que la solución de la vitivinicultura pasa por la integración”

Lunes, 12 de Marzo de 2018


- ¿Cómo ven desde Fecovita el 2018?

- La cosecha viene con mayor cantidad respecto al año pasado pero por debajo de la media de 25 millones de quintales. Estamos en 20 millones de quintales. La situación va a depender de diversos factores,  esperamos que los precios se sostengan.  Es importante también de lo que pase en el mercado internacional que creemos que va a ser una oportunidad buena porque ha sido una cosecha baja la de 2017 y entonces hay posibilidades de exportación. Por eso se está insistiendo  en el aumento de los reintegros de 6 a 9% para poder exportar fuertemente en 2018 sobre todo ante la caída que hemos tenido en el mercado externo.

 

- ¿En qué consiste esta firma con la mayor cooperativa industrial del mundo, el Grupo Mondragón?

Venimos trabajando en la internacionalización desde hace tiempo ya. Sobre todo con las cooperativas vitivinícolas francesas  hemos avanzado fuertemente exportando en China y bastante en Brasil. Estamos viendo en conjunto el mercado de Estados Unidos. El tema de Mondragón es algo tentativo, nos interesa su estructura y su ejemplo como estructura, una cooperativa muy grande la cual agrupa además de lo industrial una cadena de supermercados muy grande.

- ¿Hay financiamiento para el sector?

- Creemos que la solución de la vitivinicultura pasa por la integración, que por desgracia es difícil lograrla. No solamente hablo del sector cooperativo, creemos que todos los sectores de la vitivinicultura deben integrar al productor. Es muy difícil encontrar una solución sin una integración del sector productivo, el sector trasladista y el sector fraccionador. Esto va a dar un equilibrio y le va a dar la posibilidad al productor de llegar al financiamiento y que no desaparezca Nosotros a nivel de cooperativa lo estamos solucionando, en 2017 Fecovita invirtió fondos para financiar al productor haciendo compra de vino anticipada para  que el productor pudiera reconvertirse y  transformar su tecnología, en esto trabajó con nosotros en FTYC aportando el 50% de los recursos que se destinaron. Indudablemente la forma de llegar es a través de las bodegas fraccionadoras como lo hemos hecho nosotros, que es la que permite darle la garantía al productor.  Sin la presencia de Fecovita en muchos casos hubiera sido imposible de lograr. En esto están involucrados el banco BICE y también el Nación.

 

- ¿Preocupa la actualización de los servicio?

- Lo preocupante es el tema energético que va a pegar muy fuerte en el sector industrial y se puede trasladar al precio de los vinos. Es un tema que estamos en conversaciones con el gobierno para encontrar solución.

 

- ¿La clave del mercado pasa hoy por la calidad de los vinos?

- Es clave y lo estamos poniendo en práctica certificando las normas internacionales, no solo en Fecovita sino en las 29 cooperativas que la componen con sus 54 bodegas. Estamos haciendo un trabajo para mejorar la tecnología y por ende las calidades. Además de la nueva planta de fraccionamiento de Vino Toro, hemos hecho una inversión muy importante en un laboratorio para las cooperativas para seguir las calidades de los vinos de manera analítica y técnica.

 

Alianza estratégica

Fecovita, la mayor cooperativa de vinos de la Argentina, firmó un acuerdo con la española Mondragón para que a partir de su cadena de supermercados Eroski, una de las principales de Europa pueda comercializar los vinos.

Con una facturación anual de 12.000 millones de euros, el grupo español Mondragón con sede en el País Vasco es hoy la principal cooperativa industrial del mundo, con presencia también en finanzas, consumo, innovación y educación. Agrupa a 102 cooperativas, con 140 filiales en el exterior, y 74.000 trabajadores.

“Cada una de las cooperativas es autónoma, las decisiones las toman sus socios, y el 85% de los trabajadores son socios propietarios, no importa si es una cooperativa industrial, de crédito, de consumo o un centro de investigaciones”, explicó Ander Etxeberría, a cargo de la difusión cooperativa del grupo, que llegó a la Argentina para intercambiar conocimientos con miembros de la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Fecovita) y también abrir la puerta a posibles negocios.

Eduardo Sancho, presidente de Fecovita, explicó que el motor de estas asociaciones se debe a que el 60% del vino del mundo está producido por cooperativas. Pero la crema del negocio, la comercialización, está en otras manos. “Solo 10% es vendido por las cooperativas”, asegura.

Mondragón nació en el país vasco en 1956 por iniciativa del sacerdote José María Arizmendiarrieta y se ha convertido en la mayor cooperativa industrial del planeta. Ander Etxeberría, uno de sus directivos, afirmó a este diario que es el momento de “estimular la llegada de inversiones a la Argentina”. Mondragón congrega 102 cooperativas, posee 140 plantas en el exterior, emplea a 73.000 personas, y factura 12.000 millones de euros.

Por lo pronto en Fecovita ya trabajan con Ulma Handling, que pertenece a Mondragón, en el área de logística. También con otra controlada de la cooperativa vasca, LKS, una consultora para la organización del sistema cooperativo.