Mendoza, de de ·  

Economía Obra pública en debate Lunes, 2 de Diciembre de 2019

Macri apura la firma del megaproyecto que enfrenta a Mendoza y La Pampa

Busca activar la construcción de Portezuelo del Viento, una iniciativa que Cornejo, su socio político en tierra cuyana,considerada clave para esa provincia

Lunes, 2 de Diciembre de 2019
Entorno Económico El medio que consultan quienes toman decisiones. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

A menos de 10 días de concretar la entrega del poder, Mauricio Macri aceleró elpaso para sellar el desarrollo de un emprendimiento que, a pura polémica, enfrenta a las provincias de Mendoza y La Pampa. Se trata del proyecto Portezuelo del Viento, valuado en casi u$s900 millones y que comprende la instalación de una central hidroeléctrica a construir sobre el río Grande, en el departamento cuyano de Malargüe.

La iniciativa, que comenzó a planificarse en 2006, transitó los años sin salir del cajón de los pendientes hasta que en 2016 el actual Gobierno decidió motorizarla vía contratos de obra pública tradicional. En el medio, Cambiemos intentó la alternativa de los contratos de Participación Público-Privada –mejor conocidos como "PPP"– pero, como ocurrió con esta opción en general, la propuesta jamás prosperó.

En los planos se detalla que Portezuelo del Viento será de tal envergadura que tendrá un tamaño hasta cinco veces mayor al del dique Potrerillos, ubicado también en Mendoza. En La Pampa, la propuesta despierta la mayor condena en tanto se expone que su construcción cercenará el acceso y la utilización sustentable de toda la cuenca del río Colorado, cuyo caudal depende de forma crítica del flujo que le aporta el Grande.

"Si Mendoza maneja Portezuelo, va a secar el río Colorado", declaró hace meses Carlos Verna, ahora gobernador saliente de La Pampa. "Mendoza nos robó un río hace setenta años, el Atuel. Ahora el presidente Macri nos quiere robar otro", expuso ante iProfesional una voz también del oficialismo pampeano.

En concreto, y según indicaron a este medio fuentes de Cambiemos, desde el entorno más cercano al primer mandatario se ordenó acelerar el trámite para obtener el requisito que aún impide el lanzamiento definitivo de la central: la aprobación del informe de impacto ambiental.

El inconveniente, expresaron voces con llegada a la Secretaría de Ambiente que encabeza Sergio Bergman, es que en la dependencia oficial reconocen que el proyecto está "flojo de papeles".

El apuro no se discute. En torno a Ambiente precisaron ante iProfesional que el estudio en cuestión recién fue acercado desde Mendoza el reciente lunes 25 de noviembre. También se reconoció que una evaluación seria de la información aportada puede demorarse incluso meses. Pero que la cúpula del oficialismo apuesta a alzarse con la aprobación final antes de que Macri le entregue el mando a Alberto Fernández.

En La Pampa este vértigo es observado como una devolución de favores hacia Alfredo Cornejo, aliado político del macrismo y pieza determinante para que en la última elección Juntos por el Cambio cosechara más del 50% de los votos en ese distrito. En el territorio que rechaza el proyecto ocurrió exactamente lo contrario: el Frente de Todos acumuló el 50,08% de los sufragios. 

Humberto Mingorance, actual secretario de Ambiente cuyano, es quien sobre todo en los últimos días acentuó su actividad en Buenos Aires con el fin de apresurar el dictamen de la cartera que conduce Bergman.

El proyecto, bajo la óptica mendocina:

"El lobby es impresionante y se intensificó desde el momento en que Ambiente de la Nación blanqueó que no iba a aprobar el proyecto sólo porque proviene de un aliado político. De hecho, en la dependencia predomina la idea de que lo mejor sería dejar que el proceso termine de definirse ya en la próxima gestión", dijo a iProfesional una fuente al tanto de las tratativas.

En La Pampa señalan que Portezuelo del Viento sólo favorecerá a los intereses de Mendoza y que el estudio sobre la represa llevado a cabo por la Universidad de Cuyo (UNCUYO) sólo contempla la incidencia del proyecto en esa provincia mientras que deja afuera la incidencia que tendrá en toda la cuenca del río Colorado. Ese trabajo es, justamente, el acercado a la Secretaría de Ambiente a principios de la semana pasada.

El informe en cuestión es severamente cuestiones por especialistas de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), quienes en los últimos dos años revisaron en detalle lo relevado por la UNCUYO para luego exponer que, en concreto, la información recabada por los mendocinos como prueba del beneficio de generará el emprendimiento ostenta gruesos errores metodológicos.

"Nunca midieron el impacto integral en la cuenca del Colorado. Sólo se enfocaron en presentar qué ocurrirá en el Sur de Mendoza una vez que la central entre en funcionamiento. La represa sólo tiene justificación para el gobierno de esa provincia. Por algo ninguna gestión tomó el proyecto como una muestra de política energética. Al contrario, siempre se lo intentó imponer con el mayor de los silencios", comentó a este medio un técnico con llegada a la UNLPam.

La decisión del macrismo de promover la obra es tal que en octubre pasado el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía de Mendoza informó que Nación había girado u$s6 millones para comenzar los primeros trabajos inherentes al emprendimiento.

A través de su cuenta de Twitter, Martín Kerchner, titular de la cartera, dio cuenta de la transferencia del monto. Más acá en el tiempo, en concreto durante la segunda mitad de noviembre, la dependencia mencionada activó la "Plataforma de Proveedores Mendocinos para la construcción de Portezuelo del Viento", esto es, un sitio destinado a pymes locales con interés en participar en el desarrollo de la megaobra.

"El gobierno de Mendoza no contempla la cancelación del proyecto ni por asomo. Pero saben que dependen del espaldarazo que les pueda dar Macri en estos últimos días. Con el cambio del signo político en Nación, el proyecto podría volver a quedar en un impasse. Mendoza y el Gobierno nacional jugarán sus cartas más fuertes en esta semana que queda", confió una voz de peso en el frente pampeano.

Otros detalles del proyecto

Portezuelo del Viento es una central hidroeléctrica pensada en la década de los "50 que pasó al olvido tras el derrocamiento de Juan Domingo Perón. A fines de los "60, una serie de obras de riego desarrolladas en el sur de Mendoza devolvió el interés por el proyecto.

Pasaron casi 40 años hasta que se retomó la idea de abrir una licitación. Pero distintos tironeos entre los gobernadores en tiempos del kirchnerismo derivó en una parálisis que recién ahora podría verse superada.

El emprendimiento comprende el desarrollo de un embalse de casi 200 metros de altura por 500 de largo sobre el río Grande, el cual estará dotado con una potencia instalada de 210 megavatios. La obra contempla la modificación de una parte de la traza de la ruta nacional 145 y la instalación de una línea de alta tensión con llegada a Malargüe.

La central generará alrededor de 890 gigawatts de energía al año, cantidad suficiente para abastecer a unos 130.000 hogares. Se estima que el desarrollo total de la megaobra demandaría trabajos sostenidos por un lapso de al menos cinco años.

Desde el gobierno cuyano indicaron a este medio que sólo el plan Portezuelo del Viento generará 3.500 empleos directos y alrededor de 7.500 indirectos.

Especialistas consultados indicaron que Portezuelo del Viento operará como la segunda instalación para la regulación de caudales en esa región de la Argentina. En el área ya se encuentra en funcionamiento Casa de Piedra, proyecto que "toca" las jurisdicciones de La Pampa y Río Negro.

De activarse, la construcción de la represa generará que la localidad de Las Loicas quede bajo el agua, por lo que sería relocalizada en algún punto al sur del futuro lago.

Fuente:irpofesional