Mendoza, de de ·  

Economía Cuarta generación Viernes, 31 de Mayo de 2019

Los Barbera: con importantes inversiones y nuevos negocios quieren reconfigurar el mapa de la gastronomía local

Mas allá de La Marchigiana, la cuarta generación de la familia impulsa negocios como Nipoti y una planta de producción de alimentos de última generación.

Viernes, 31 de Mayo de 2019
Entorno Económico El medio que consultan quienes toman decisiones. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Con La Marchigiana como estandarte, la Familia Barbera busca, mediante importantes inversiones y buenas prácticas de negocio, impulsar la gastronomía de Mendoza.

Actualmente, Martín, Joaquín y Santiago Barbera, miembros de la cuarta generación de la familia e hijos de Fernando, continúan con el legado de la fundadora del negocio, Teresa Barbera. Siempre guiados por los valores familiares de la honestidad y el esfuerzo, siguen apostando por este país y generando nuevos proyectos. 

 

"El año pasado, hicimos una inversión de 30 millones de pesos aproximadamente entre los dos restaurantes Nipoti (uno ubicado en Mendoza Plaza Shopping y el otro en Palmares Open Mall). Esta inversión incluyó también una nave de producción de alimentos que fue inaugurada en diciembre. Hemos crecido un 100 % en nivel de facturación y en cantidad de personas que trabajan con nosotros, lo cual nos llena de orgullo" comenta Joaquín Barbera al respecto de la actualidad de las empresas que componen el grupo. 

Hoy, la planta  de alimentos de Supra, resultado de un proyecto que impulso el Bono Fiscal de Mendoza, le permite a la empresa ser proveedor de importantes compañía privadas y la presentacion en licitaciones del estado.


La nueva planta de Supra


El compromiso de la Familia Barbera se renueva  

Como pionera en la gastronomía de la provincia, la familia Barbera siempre ha buscado colaborar a nivel social y ambiental con Mendoza. 

La Marchigiana es el único restaurante de Argentina y una de las 300 empresas de América Latina que conforman la comunidad de "Sistema B". La cuarta generación de la familia cree en una economía que crea valor en forma sustentable, integrada con la comunidad y la tierra y valorando relaciones éticas y de largo plazo con empleados, proveedores y clientes. 


Martin, Santiago y Joaquin con Teresa.


Actualmente renuevan, día a día, el compromiso de hacer crecer la gastronomía en Mendoza. El principal objetivo es trabajar todos los días para que Mendoza siga destacándose como polo gastronómico internacional, fomentando el turismo y el trabajo. 

La Marchigiana es una construcción de todos los mendocinos. Sin el apoyo de proveedores, clientes y de la comunidad mendocina en general esta gran historia de familia no hubiese sido posible. 

"Queremos ser la mejor empresa del País, pero además ser la mejor empresa PARA el país" finaliza Joaquín Barbera.


Una historia

La historia de la familia Barbera en la gastronomía de la provincia de Mendoza se remonta a mediados del siglo pasado. En el año 1948, después de vivir la guerra, la Nonna Fernanda llega a Mendoza desde la región Marche de Italia con sus hijos: María Teresa, Giuseppe y Gabriella Corradini. El firme propósito de salir adelante, la llevó a ser la primera en ofrecer comida italiana en Mendoza. En 1950 abre sus puertas el ristorante La Marchigiana.

En 1954 María Teresa contrae matrimonio con Francesco Barbera, inmigrante italiano de la región de Sicilia. La capacidad de gestión de Francesco respalda la fuerza inagotable de su esposa María Teresa y juntos hacen crecer la empresa familiar. Con el pasar de los años abrieron más de diez restaurantes en Mendoza: Vía Veneto, La Vecchia Roma, La Cantina Della Nonna Fernanda, Las Pastas, La Strada del Sole y más cerca en el tiempo Francesco Ristorante y Gio Bar.