Mendoza, de de ·  

Econometro Económetro Martes, 13 de Marzo de 2018

Las preocupaciones de la agroindustria por el tomate pelado y el durazno enlatado

Hablan dos referentes en la materia. Explican por qué el productor local se ve perjudicado con las importaciones y por qué el precio que se ve en la góndola dista tanto del sugerido a la salida de la fábrica

Las preocupaciones de la agroindustria por el tomate pelado y el durazno enlatado

Martes, 13 de Marzo de 2018

Dos preocupaciones aquejan a la industria local en este momento, una es por la importación de tomate pelado desde Italia y la otra es por el inicio del ciclo del durazno enlatado, sector que desde hace varios años viene con vaivenes, pero el último año fue uno de los peores ya que tuvo una cosecha de casi 75 millones de kilos. En esta temporada el volumen se duplica, sin embargo los productores toman esto con pinzas ya que saben que no les garantiza un buen año pero si al menos verlo con más optimismo.

Raúl Giordano, de CAFIM (Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza), habló con Económetro sobre el volumen en el mercado interno y en la exportación. "Creemos que se van a poder exportar unos 30 o 35 millones de latas, depende mucho de la producción en Europa, "aún no hay datos cerrados pero sería beneficioso que disminuyera para que pudiéramos exportar, eso oxigenaría el mercado internacional".

Esto influye en que en los precios que llegan al consumidor haya fluctuación, este año aproximadamente el valor a la salida de fábrica es de $18 tanto para el mercado interno como para la exportación. Sin embargo, ese precio dista bastante del que está en la góndola. "Hay dos partícipes en esto, por un lado el Gobierno, por la cantidad de impuestos; y por otro lado, el margen que se dejan los supermercados", agregó Giordano, quien también habló sobre la firma del tan ansiado acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la UE.

Otro sector de la industria local que está preocupado es el del tomate pelado debido a la importación de este producto desde Italia. La intranquilidad pasa tanto por el volumen como por el hecho que marca precedencia. 

"No es únicamente el tomate pelado, sino también la pasta de tomate. Históricamente se ha importado para completar la necesidad del mercado local, pero hoy en dia estan importando pastas de tomate que son únicamente comerciales y salen con precios más competitivos que los nuestros. Tenemos todo un sector que queda marginado", explicó Orestes Nomikos, del programa Tomate 2000. Y agregó: "Respecto al enlatado, que era nuestra alternativa de exportación, se corren serios peligros hasta que no se tomen decisiones para que podamos mantener el sector en esta etapa de transición que atraviesa la Argentina".

Hasta 2010, la Argentina se abastecía de tomate industrializado y podía exportar. A partir de 2011 mantuvo cierto nivel de abastecimiento pero dejó de vender al exterior y en este momento importa. Nomikos explicó que esto se debe a "la carga tributaria que hay en el país, legislación laboral que no acompaña al sector, la inflación y la tasa de interés en financiamiento. Todo esto complica la competencia".

Escuchá el audio completo con la entrevista a Giordano y Nomikos. Explican puntos muy importantes.