Mendoza, de de ·  

Actualidad
Imagen:

Actualidad Emilio Vera Da Souza

Siempre hay motivos

Siempre hay motivos. Siempre. Hay motivos para llorar cuando las tristezas nos rebalsan. Cuando la angustia se nos viene desde el estómago hacia arriba y nos satura y agobia.