Mendoza, de de ·  

Economía Petróleo Miercoles, 17 de Julio de 2019

Mendoza activa su "Vaca Muerta"

Miercoles, 17 de Julio de 2019
Entorno Económico El medio que consultan quienes toman decisiones. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Con la visita del presidente de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez, la provincia comienza a andar un camino que esperó durante un largo tiempo. Un proyecto que prevé inversiones por 1.400 millones de dólares hasta el 2024. La vaca Muerta mendocina tiene para dar 8 mil millones de m3 de petróleo, de los cuales podrían recuperarse 238 millones de m3, equivalentes a más de 50 años de la producción anual de la provincia. 

En un hecho que fortalece el camino definitivo hacia la explotación de Vaca Muerta en Mendoza, YPF confirmó la perforación de su primer pozo exploratorio antes que finalice el 2019. De esta forma, Miguel Gutiérrez, presidente de la compañía, ya anunció que este año la empresa invertirá 128 millones de dólares en su negocio Downstream (transporte y refinado de crudo) en Mendoza, en el marco de un programa de inversiones anuales que asciende a 1.400 millones de dólares hasta completar el proyecto en el 2024. 

El objetivo de este plan es asegurar el abastecimiento de crudo y la evacuación de productos terminados, mantener competitividad del complejo con los nuevos crudos disponibles en Vaca Muerta y Sostener el liderazgo de la marca en Cuyo.

El complejo realiza en estos días el segundo de los tres paros de mantenimiento que ha planificado para este año. Este procedimiento de ajuste y modernización de la planta industrial requiere la contratación de casi mil empleados directos más y demanda otro tanto en forma indirecta, involucrando a 15 empresas locales que prestan servicios en los distintos trabajos que se realizan.


Haciendo finos números, de acuerdo con información obtenida de trabajos técnicos geológicos, la formación Vaca Muerta en Mendoza, de una extensión de 8.700 km2, tiene mayor riqueza en hidrocarburos líquidos que en gas, lo que pone a la provincia nuevamente en el radar de las petroleras, que ven la extracción de gas ralentizarse por cuenta de las limitaciones logísticas.

Se estiman recursos por más de 8 mil millones de m3 de petróleo, de los cuales podrían recuperarse 238 millones de m3, equivalentes a más de 50 años de la producción anual de la provincia. Esta es una estimación conservadora basada en el menor conocimiento que tenemos de la geología de la formación al norte del río Colorado y todo indica que aún hay mayor cantidad de recursos aún sin evaluar. Así, la explotación de la cuenca al norte del río Colorado tiene el potencial para garantizar el abastecimiento interno y generar exportaciones, cuando se estima que en tres décadas la producción de crudo mundial comenzará a declinar y el recurso a escasear.


El abastecimiento interno es clave en el territorio mendocino, ya que la refinería de Luján de Cuyo, con capacidad de procesamiento de más de 18.000 m3 por día, tiene serias limitaciones para abastecerse de crudo fuera de la cuenca cuyana y neuquina. Por ello, la venta y logística del crudo producido en la región estaría garantizada más allá de los vaivenes del mercado internacional.


El propio gobernador Alfredo Cornejo explica al respecto: “El petróleo fue durante muchas décadas el motor de la economía mendocina y necesitamos que vuelva a serlo. Detrás de estas inversiones existe una mirada estratégica para el desarrollo de Mendoza que requiere también tomar decisiones firmes como las que hemos tomado: quitar concesiones de áreas, licitar nuevas. En este proceso, no hemos tenido contemplaciones con YPF, pero sentimos que debemos fortalecer con esta empresa una alianza estratégica por todo el eslabonamiento privado que produce”.

Por su parte, el subsecretario de Energía y Minería de la provincia Emilio Guiñazú, se refire al interés de YPF en los yacimientos de Vaca Muerta en el sur de la provincia: “YPF está respondiendo bien a la expectativa que nosotros tenemos sobre el nivel de actividad. Está trabajando fuertemente en las dos áreas, en lo que es la exploración y búsqueda de petróleo y la refinería. Los estándares ambientales son altísimos, incluso incorporando tecnología novedosa que permite con un mínimo impacto superficial incrementar los niveles de producción. Duplicar los niveles de producción en el corto plazo con una inversión de unos 100 millones de dólares. Si eso funciona bien estamos pensando en una inversión de 500 millones de dólares que nos permitiría multiplicar la inversión por diez, la inversión que hace la provincia en términos de reducción de alícuota permite multiplicarla por cinco. Hasta ahora el yacimiento venía siendo subexplotado o explotado muy marginalmente”.


Cabe destacar, que hoy Llancanello produce unos 200 metros cúbicos/día, que son unos 1200 barriles. La provincia en su totalidad produce 12 mil metros cúbicos. “Estamos hablando de multiplicar por diez la producción, estaríamos llevando a Llancanello a 2 mil metros cúbicos que lo pondría entre los tres y cuatro yacimientos más importantes de la provincia”, analiza Guiñazú.

Este nuevo panorama petrolero tendría un impacto muy alto sobre todo en Malargüe en términos de creación de empleo.

En ese departamento las expectativas son grandes. El intendente de Malargüe aclaró que desde hace varios años se explota esa parte de Vaca Muerta. Jorge Vergara destacó que en su camino se extrae el 80% del petróleo de la provincia. Reiteró que la extracción de crudo mediante fractura hidráulica o fracking se realiza bajo todos los controles para no perjudicar el medioambiente.


“Me queda decir que Malargüe tiene casi el 40% del petróleo que supuestamente se anuncia de Vaca Muerta, es a través de la fractura la extracción. Lo tiene Malargüe, lo tiene la provincia de Mendoza. El anuncio de YPF ayudará a disminuir el desempleo en la comuna. La zona se vio muy afectada cuando se cerró Potasio de Río Colorado.

Cabe destacar que la primera empresa que llegó a Vaca Muerta, en Mendoza, fue El Trébol, en la parte norte de Malargüe, ya lindado con San Rafael, y ahora YPF es un jugador que va enfocarse en el sur mendocino. Pero por otro lado, hay otras empresas que están viendo esto como un futuro importante y que van a venir y van a querer estar acá. 


Por otra parte, se evalúa Polo Petrolero y Minero Pata Mora. Al respecto Santiago Fernández, director de Petróleo de la Provincia, explica: “Sobre Pata Mora, tenemos que ver cómo lo vamos a financiar. Lo que se tiene que hacer en Pata Mora es estudiar muy bien donde vamos a localizar tanto la ciudad. Es decir, donde la gente va ir a vivir y las zonas aledañas en donde vayamos a disponer de la zona de un polo de industrias y servicios. Hay un estudio previo para entender la factibilidad de cómo vamos a hacer para llegar con energía eléctrica, cómo vamos a hacer para llegar con asfalto, agua potable, gas. En fin, hay mucho por analizar. Entiendo que hay ansiedad para que esto avance y se pueda empezar a ver algo, pero para eso lo tenemos que hacer bien de primera”.

Sobre pasos firmes

El desarrollo de los recursos de la formación Vaca Muerta es clave para Mendoza, como lo es también generar políticas claras que atraigan la inversión privada necesaria. El Decreto 248/18 fue una clara señal del Gobierno provincial, ya que detalla cómo serán las condiciones y controles ambientales para para que se desarrolle la estimulación hidráulica (o fracking), una técnica imprescindible al ser una zona poco porosa y casi impermeable.


Además, Mendoza proyecta la construcción de un parque de servicios en Pata Mora, con infraestructura vial, energética y servicios generales que facilitarán las operaciones. Esto, sumando al mejor clima de negocios de la provincia y a la menor conflictividad sindical, generan un ambiente propicio para las petroleras.


 “La otra fuerte señal al mercado es el reciente otorgamiento de la primera concesión de explotación no convencional (CENCH) a PETSA (petrolera El Trébol) para el yacimiento de Puesto Rojas, con varias innovaciones, entre ellas la aplicación de regalías progresivas que acompañan el riesgo de la operadora”, explicó Guiñazú.

La explotación en Mendoza avanza sin pausa

Según cálculos de la Dirección de Hidrocarburos, las inversiones necesarias para producir los 238 millones de metros cúbicos de crudo que aportaría Vaca Muerta en Mendoza ascienden a más de 20 mil millones de dólares. Como referencia, se puede decir que las inversiones petroleras en la provincia fluctúan entre USD 500 y 800 millones por año.


Hoy existe un proyecto piloto para extracción de crudo desarrollado por Phoenix y una de sus subsidiarias en Argentina, PETSA (petrolera El Trébol). Este piloto ya lleva USD 70 millones invertidos y ha fracturado 15 pozos con más de 60 etapas de fractura, teniendo programado la iniciación de su primer pozo horizontal en el 2019.


Además de PETSA, YPF está realizando los estudios de impacto ambiental para el desarrollo de dos proyectos piloto no convencionales en los yacimientos de Paso Bardas Norte y Cañadón Amarillo y CNVIIA, a continuación de los trabajos que viene haciendo a muy pocos kilómetros al sur del río Colorado.



“A diferencia de Neuquén, donde las áreas que están siendo concesionadas estaban en poder de la provincia por tratarse de yacimientos depletados y devueltos, en Mendoza la mayor parte de Vaca Muerta se encuentra dentro de yacimientos convencionales que están siendo explotados actualmente, por lo que la Provincia tiene menos herramientas para atraer nuevos inversores”, dijo Guiñazú.


“Esto plantea un desafío adicional al desarrollo del sector tanto para la provincia como para los actuales operadores que deberán redoblar sus esfuerzos para conseguir capital o socios para poder desarrollar todo el potencial de sus yacimientos tanto en lo convencional como en lo no convencional”.


Esto es parte de una fuerte apuesta de la Provincia para potenciar el sector energético y diversificar la matriz productiva.


“Mendoza combina diferentes iniciativas para potenciar su sector hidrocarburífero, reglamenta en forma clara los requerimientos ambientales para operar en su territorio, otorga las primeras concesiones no convencionales, impulsa rebajas en las regalías para los crudos pesados, e impulsa el desarrollo de infraestructura para darle competitividad a sus yacimientos”, concluyó el subsecretario.

 El emprendimiento Llancanelo

Los expertos Horacio Ruffini, gerente de Perforación & Workover Regional Norte en YPF; Luciano Di Benedetto, gerente de Subsuelo, explican brevemente el proyecto Llancanelo: “Mendoza tiene dos cuencas hidrocarburíferas, Llancanelo pertenece a una de ellas, es un área natural protegida, por lo que hay zonas que no se pueden ingresar, un 74 % y el 26% que queda del bloque, son 24 km2, donde se puede trabajar”.


Los especialistas explicaron que se trabajará con un estilo de pozo nuevo para la Argentina, son pozos horizontales realizados de manera multilateral con 4 ramas descubiertas y una de ellas con una cañería micro perforada, “estos pozos se realizan en Canadá, en China y en Venezuela, con buenos resultados”.


Finalmente, destacaron que este trabajo es un gran desafío para la Argentina y que “esta técnica se desarrolla en dos niveles, por lo que podemos hacer hasta dos pozos horizontales desde una misma sección, con lo cual el impacto ambiental se ve reducido notablemente”.

En ese sentido se remarcó que “desde el punto de vista de sustentabilidad este es un proyecto totalmente Green”.

Llancanelo: Detalles técnicos y producción que se busca 

Los pozos multilaterales que se perforan en Llancanelo tienen la característica de unir 5 ramas horizontales de 900 metros cada una a un solo cabezal de producción. El sistema no solo sirve para optimizar la extracción sino para minimizar el impacto ambiental en el área.


Mendoza tiene un gran potencial en materia de crudos pesados y a partir de este desarrollo en Llancanelo se abren grandes expectativas a futuro. Por su viscosidad, el crudo pesado requiere de un proceso especial para su extracción ya que no fluye fácilmente.


La inversión prevista por YPF es de 103 millones de dólares. Al adjudicarle la explotación, el Gobierno le concedió a la petrolera una reducción del 50% de las regalías en el área, por tratarse de un recurso de difícil extracción, en relación al crudo convencional. Gracias a esa reducción, la compañía pudo triplicar el monto de inversiones con respecto a lo que tenía previsto anteriormente.


El cronograma de inversiones entre 1919 y 2022 tiene en cuenta además la realización de una obra de electrificación del campo, ejecutando una Línea Aérea de Media Tensión de 33 kV de 27.5 km a conectarse a la Línea Aérea de Media Tensión Malargüe Bardas Blancas y 14 km de Línea Aérea de Media Tensión internas en el actual yacimiento; la instalación de 17 calentadores de fondo; la perforación de 2 pozos horizontales multilaterales de cinco ramas; la perforación de 5 pozos de avanzada; la perforación de 27 pozos de Desarrollo y la ejecución de 17 intervenciones de pozos.